Nos vemos, sin fecha ni horario fijo, en algunas pantalla de TV. Y el sábado y domingo estoy en "No es un día cualquiera" de Radio Nacional de España, con Pepa Fernández
«Fatti non foste a viver come bruti, ma per seguir virtute e conoscenza»
«No habéis sido hechos para vivir como brutos, sino para seguir virtud y conocimiento»
Dante Alighieri, "La Divina Commedia", Inferno - canto XXVI

martes, 5 de agosto de 2014

(215) El día en que Jordi Pujol me dijo: «I digui Vostè, President...»
Il giorno in cui Jordi Pujol mi disse: «I digui Vostè, President...»



«I digui Vostè, President: A l'Alguer podran veure la nostra televisió?».

Creo que era febrero o marzo de 1983, no me hagan mucho caso en lo de la fecha. Felipe González acababa de arrancar la legislatura con su primer gobierno y España todavía se lamía las heridas del reciente golpe de Estado, afortunadamente fracasado. Y yo ese día estaba cenando, en el selecto restaurante Jockey, frente a la puerta del Ministerio del Interior, en la madrileña calle de Amador de los Ríos muy blindada porque eran tiempos en los que ETA iba a bombazo y matanza casi semanal.

Mi interlocutor, quien me dirigió esa pregunta, era el entonces molt honorable Jordi Pujol i Soley, presidente de una Generalitat de Cataluña “in progress” y con muchos proyectos, un político que ya pesaba y no poco en el juego de los equilibrios nacionales, no sólo en los catalanes. Ese “President” dirigido a mí, que me sentaba frente a él, era casi un juego, un intercambio del mismo título – mutatis mutandis – pero con una enorme diferencia. Él presidía el gobierno autónomo de Cataluña, yo, y por los siguientes quince años, era el ”primus inter pares“ del Círculo de corresponsales extranjeros acreditados ante el gobierno español.
 
Salvador Dalí, Lluís Prenafeta y Jordi Pujol
A la izquierda de Pujol se sentaba Lluís Prenafeta, poderoso secretario general de la Presidencia de la Generalidad, un hombre de biografía larga, intensa y polémica apodado desde “puño de hierro” hasta “Rasputín” en la primera década del pujolismo. Buceen, lean su biografía y verán.

Pues justo en ese periodo Pujol, por mano de Prenafeta, estaba preparando su primer gran golpe mediático, el que el 10 de septiembre de ese mismo 1983 llevaría a la primera emisión, alegal y en pruebas, de TV3. Y la pregunta sobre el Alguer que me hizo Pujol dejaba entrever los sueños y los proyectos el hombre que en estos días está en el barro de la escandalera política nacional y nacionalista.

Me acuerdo que de nada sirvieron mis explicaciones. Ni las de las dificultades técnicas de aquel entonces para llevar la señal a Cerdeña; ni tampoco recordar al president que en Alguero (el Alguer) una mínima parte de la población, sobre todo gente muy mayor, hablaba un dialecto derivado del catalán que con el catalán de Cataluña tenía el mismo parecido que el griego de mis estudios clásicos con la lengua hoy hablada en el Pireo. No me hacían caso, sobre todo Pujol. El sueño de abrir horizontes políticos a través de la lengua era demasiado goloso.

Y entonces (ya sé, muy bruto, pero era un juego de provocaciones que Pujol me conocía) solté algo así: «Vamos a ver, president... ¿De veras cree Ud. que en Alghero (lo dije en italiano) entienden su dialecto?».

El puñetazo de Prenafeta hizo saltar los cubiertos, tambalearse las copas y casi consiguió paralizar por un instante todos los tics faciales que se habían puesto en marcha en el rostro del en aquel entonces molt honorable. Hubo unos momentos de cabreo y de tensión, hasta que alargué el brazo a través de la mesa y rocé la muñeca del jefe del gobierno catalán, diciéndole:   «No se me enfade, ya me conoce...”. Y después de un encendido debate a tres sobre las diferencias entre dialecto y lengua, continuamos la cena. 

Una cena, que como revela esta anécdota, ya dejó entrever, o mejor, confirmó, cuales eran los sueños de un hombre de, por y para el poder. Hasta que llegó el lodazal de estos días.”Sic transit gloria mundi”, decían. Pero para entenderlo hay que saber latín, porque no es catalán y mucho menos del Alguer.
 

4 comentarios:

  1. Nunca dejará de sorprendernos. ¿Dónde no estuvo Ud.? hahahaha...

    ResponderEliminar
  2. Efisio P.5/8/14 19:10

    Dovrebbe aggiungere che l’algherese che alcuni parlano è un misto di catalano, logudorese, italiano e pure qualche pizzico di spagnolo. Ma non abbiamo nulla a che fare con quello che ascolto a Barcellona. Saluti da un gallurese.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo5/8/14 22:51

    Si les dejan, intentan colonizar hasta Alaska. Ya encontrarían el pretexto histórico con algún catalán que pasó por allí

    ResponderEliminar
  4. Bonaria S.23/11/15 17:37

    Da quanto leggo, mi pare che i sogni di gloria sono finiti male. Il catalano che sognava, lo dice una che Alghero la conosce bene perché ci ha vissuto, non ha nulla a che fare con la realtà e la Catalogna attuale.
    Siamo sardi, ma italiani prima di tutto.

    ResponderEliminar

Los comentarios serán moderados - I commenti saranno moderati