Nos vemos, sin fecha ni horario fijo, en algunas pantalla de TV. Y el sábado y domingo estoy en "No es un día cualquiera" de Radio Nacional de España, con Pepa Fernández
«Fatti non foste a viver come bruti, ma per seguir virtute e conoscenza»
«No habéis sido hechos para vivir como brutos, sino para seguir virtud y conocimiento»
Dante Alighieri, "La Divina Commedia", Inferno - canto XXVI

viernes, 20 de enero de 2012

(128) Rememorando. Conversación en gerundio con el Príncipe de Asturias. «¿Se acuerda, Alteza?»
Ricordando. Conversazione in gerundio con il Principe delle Asturie. «Si ricorda, Altezza?»

Ayer tuve la oportunidad de conversar unos minutos con los Príncipes de Asturias y después mantuve una interesante y variada conversación con Don Felipe. Casi una hora, muy amena, en el curso de la cual se abarcó un temario muy heterogéneo donde no faltaron aspectos de la actualidad y -realmente- un intenso intercambio de opiniones y datos sobre este mundo paralelo que es la galaxia de Internet, con algún acento dedicado a las peculiaridades de Twitter.
  Vi al Príncipe muy interesado e informado. Hizo muchas preguntas y cada una partía de un evidente conocimiento de este entorno de comunicación que cada día se abre más camino en nuestras sociedades. No podría ser de otra manera.
  Lo conocí todavía de niño, lo he reencontrado de joven, luego de adulto, hoy un hombre muy preparado de nuestro tiempo que ha asumido con responsabilidad y capacidad las funciones institucionales que el país espera de él.
  La ocasión la brindó ayer la parte menos formal de su visita a la unidad móvil y a la exposición que Radio Nacional ha montado en Madrid, con ocasión de su cumpleaños número 75. En ese marco, acabada la visita, Pepa Fernández, Juan Ramón Lucas, Íñigo Alfonso y yo tuvimos un largo aparte con Don Felipe. Y en la parte final de ese aparte yo tuve un aparte ulterior con el Príncipe durante el que, casi colocando los episodios a modo de mojones en nuestras vidas, evocamos tres momentos.
  Creo no haberlo contado por escrito, hasta ahora. Lo hago porque de alguna manera tienen que ver con la reciente historia de España, estando las tres circunstancias conectadas de alguna manera a eventos que quedarán apuntados entre los más significativos momentos del fin de siglo que dejamos atrás.
  Su Alteza recordó un almuerzo de hace años. Algunas horas muy interesantes con un grupo reducido de veteranos corresponsales extranjeros. Aceptó amablemente mi invitación y esa tarde se reveló muy intensa, entre manjares de varios territorios españoles aderezados por recuerdos, puntualizaciones, consideraciones políticas en su sentido más amplio y, ¿cómo no?,  el intento de otear el horizonte para colocarnos en el más probable y deseable futuro.
  Tampoco voy a revelar el contenido de horas de “
off the records”, pero no veo inconveniente en decir que en esa ocasión el Príncipe relató, creo que por primera vez de forma directa, cómo vivió en primera persona la tremenda tarde-noche del 23 de febrero de 1981, día del golpe de Estado, o de los golpes de Estado, cuyo rostro más pintoresco y esperpéntico fue el del teniente coronel Antonio Tejero Molina. Don Felipe confirmó y relató que -tal como se había rumoreado-  Su Majestad lo mantuvo muy cerca para que viviera y recordara, en su memoria adolescente, esos difíciles momentos que la aún joven democracia española estaba padeciendo.
  Vuelvo al día de ayer. Con referencia a ese almuerzo informal, a ese repaso de muchos temas con Don Felipe, incluido el golpe, rememoramos brevemente algo que ocurrió en febrero de 1981, justo algunos días después del asalto y secuestro de la soberanía popular en el Congreso de la Carrera de San Jerónimo. Tuve suerte, aunque de poco pude echar mano periodísticamente. Se dio la casualidad de que, junto con dos compañeros italianos, estuve entre los privilegiados que, de los primeros, tuvieron acceso a Su Majestad el Rey en la resaca de esa gran conmoción.
  Una audiencia poco formal, un coloquio sin tapujos, unas consideraciones, las del soberano, que para un periodista eran oro en paño. Pero no. Nadie pensaba romper un pacto entre caballeros ni a complicar con entrecomillados esos momentos que de por sí eran muy delicados. Y tengo que decir que las consideraciones del Rey fueron muy agudas, revelaban una amplia visión de Estado y la firme voluntad de garantizar la permanencia y la evolución de aquella, esta, democracia.
  Ayer recordamos con el Príncipe de Asturias cómo expresamos en el curso de aquella audiencia y coloquio a Sus Majestades el deseo de saludar al Príncipe y a las Infantas, entonces muy jovencitos. En esta página verán unas imágenes envejecidas por el tiempo, las que documentan cómo los Reyes no tuvieron inconveniente en llamar a sus hijos, participando estos así en la parte final del encuentro.
   Pues fue ese día cuando, sin saber todavía cómo, comencé a madurar una idea. En realidad, todavía un embrión de idea porque ni siquiera sabía si lo que me proponía era realizable. Pues sí lo fue y lo fue algunos años más tarde.
  Estaba yo en Roma, algunos días antes de las Navidades, cuando llamé por teléfono al viejo amigo Fernando Gutiérrez, entonces Director de Comunicación de la Casa Real, y le pedí que propiciara una audiencia con Sus Majestades. Sólo añadí que tenía una sorpresa, sobre todo para Don Juan Carlos. Me contestó en pocas horas. Buscó un hueco en la agenda y sólo una veintena de días más tarde fui a Zarzuela.
  Recuerdo que tuve algún problemilla en el primer control porque me presenté con un bulto de relevantes dimensiones, bien empaquetado, que me resistía a abrir. Todo fue solucionado en minutos cuando llegó el oficial al mando, viejo conocido al que expliqué en pocas palabras de qué se trataba.
  Atravesé el parque, llegué a Palacio, donde me esperaba el buen Fernando y, apenas tras el tiempo de un café, fui introducido en el gran salón de audiencias a la espera de Sus Majestades. Recuerdo que ambos, Don Juan Carlos y Doña Sofía, llegaron sonrientes pero intrigados porque se les había dicho que yo traía un significativo presente desde Roma.
  Aquí hay que hacer una breve digresión en el tiempo para recordar que fue en Roma donde Don Juan Carlos vio la luz el 5 de enero de 1938, y que el gran periódico de Roma es el mío,
Il Messaggero. Pues no tenía muchas esperanzas, pero me empeciné e hice buscar en un gran almacén que mi diario tiene en el barrio del EUR. Hasta que dimos con ello: nada menos que la plancha de zinc de la rotativa con la página que el 6 de enero de 1938 titulaba: “Cinta blanca en casa de los Príncipes de Asturias”. Pequeño titular para una breve noticia (el fascismo no permitía mucho bombo) que anunciaba el alumbramiento de un niño cuyo nombre todavía no había sido decidido o comunicado.
  Ese detalle me dio pie para la broma. Recuerdo que les solté a los Reyes un breve discurso, luego agarré un gran marco de preciada madera, fruto del trabajo de un conocido anticuario de la vía Frattina, cerca de Trinità dei Monti, y se lo ofrecí a Don Juan Carlos con estas palabras: «Majestad: le ofrezco el documento de la primera noticia que Usted produjo siendo todavía nadie». Perplejidad, una sonrisa cómplice de Doña Sofía, que se acercó al Rey. Ambos se quedaron muchos minutos contemplando, leyendo, comentando. Hasta que la Reina, agarrando mi brazo y con sorna, preguntó en voz alta: «Y eso ¿cuándo fue? ¿Cuánto tiempo ha pasado?».
  Mi respuesta fue espontánea, y le espeté la fecha. No pude acabar la frase, porque Don Juan Carlos, bajando el marco y mirándome, fingiendo dureza, me soltó ese «¿Por qué no te callas?» que me hace batir en el tiempo al mismísimo Hugo Chávez como destinatario de una amonestación bien conocida.
  Hoy, ese marco con la plancha de la rotativa (otro original lo tengo yo en mi despacho) cuelga de una pared del palacio de la Zarzuela. Un documento más en la Historia de España y de su monarquía. Y ese episodio en Zarzuela es uno de los momentos que ayer tuve ocasión de rememorar brevemente con el Príncipe de Asturias y de lo cuales quiero haceros partícipes.
 Batallitas de un periodista ya veterano, encantado de llevar tiempo viviendo con los españoles un tramo de su Historia.

(Ya lo sé. Increible, pero ese era mi pelo)

2 comentarios:

  1. Es una gozada leer las que Ud. define "batallitas". Ya me gustaría haberlas vivido y poderlas contar.
    Le sigo desde hace tiempo y admiro su temple, sosiego y distancia. Sobre todo en este mundo y mundillo de oportunistas y sectarios.
    Saludos.
    Raúl Prendes

    ResponderEliminar
  2. No soy exactamente una monárquica. En realidad, no me planteo el problema. Son formas del Estado que cada país escoge y ambas son viables. Se trata de consenso y el consenso es siempre democrático.
    Pero lo que aquí escribe me recuerda el papel que esta casa real ha tenido en la reciente historia de nuestro país. Nadie me demuestra ni podrá demostrar que un político, es decir un hombre de parte, hubiese podido conseguirNOS lo mismo.
    Gracia por compartir sus recuerdos. Le aprecio mucho.
    Raquel Campos

    ResponderEliminar

Los comentarios serán moderados - I commenti saranno moderati