Nos vemos, sin fecha ni horario fijo, en algunas pantalla de TV. Y el sábado y domingo estoy en "No es un día cualquiera" de Radio Nacional de España, con Pepa Fernández
«Fatti non foste a viver come bruti, ma per seguir virtute e conoscenza»
«No habéis sido hechos para vivir como brutos, sino para seguir virtud y conocimiento»
Dante Alighieri, "La Divina Commedia", Inferno - canto XXVI

viernes, 25 de noviembre de 2011

(120) Hay banqueros y banqueros, como hay periodistas y periodistas, hombres y hombres, mujeres y mujeres. Así de sencillo y afortunadamente
Ci sono banchieri e banchieri, come ci sono giornalisti e giornalisti, uomini e uomini, donne e donne. Così semplice e per fortuna


Después de estos dos tweets míos, rebotados cientos de veces, siento el impulso de escribir una carta al Consejero Delegado del banco del que soy cliente.
Aquí tenéis copia. Por favor, comentad lo que opináis de esto.


Dopo questi due miei tweets, rilanciati centinaia di volte, sento l’impulso di scrivere all’Amministratore Delegato della banca di cui sono cliente.
Ecco una copia. Per cortesia, commentate ciò che ne pensate.


Madrid, 24 Noviembre 2011. 

Estimado Sr. Consejero Delegado:
Me doy cuenta de lo precioso que es Su tiempo (“El tiempo es oro”, reza el adagio) y también de cuántos problemas Le acarrean las turbulencias financieras, económicas y políticas tan interconectadas en esta crisis que recorre el mundo occidental, el mundo este nuestro, el mundo próspero y de la barriga siempre llena, naturalmente. Esa gran parte de la Tierra que explotamos y olvidamos, con su pobreza y una crisis que allí ya tenía bien ganada su carta de naturaleza.
  Si Ud. me permite, quisiera sólo decirle que los operadores de finanzas, banqueros, brokers y todos los que trabajan con ese mediador de intercambios que, según Vespasiano, “non olet”, todos ellos tienen esperanza. De corazón, se lo digo: todavía tenemos esperanza en Uds. Y, mire Ud., acabo de comprobar que en esa esperanza creen muchos ciudadanos de a pie, hombres y mujeres cuyo denominador común son los problemas de cada día, los avatares de la cotidianeidad. Mayormente, casi universalmente, tienen algo en común: estar hipotecados, es decir “casados” con Ud. o con alguno de Sus muchos colegas.
  No Le hago perder más tiempo. Me gustaría sólo contarle que hace unas horas, cuando en Twitter lancé una breve noticia, ocurrió lo nunca visto. Fue inmediata la reacción: uno detrás de otro, llegaron los RT, esas repeticiones de mi mensaje para que pudieran leerlo en otros foros, otras gentes, más frecuentadoras d Internet.
  ¿Por qué ocurrió? Es fácil de comprender. Este fue el texto de mi noticia: «Todavía podemos tener esperanza. Sicilia, aluvión y desastres. Y un banco, sin pedirlo nadie, suspende TODAS la hipotecas de la población».
  Sí, claro, reconozco que el íncipit contenía un mensaje positivo y al mismo tiempo una chispita de provocación. La suficiente para suscitar la inmediata reacción de los frecuentadores de Twitter, muy sensible, como ciudadanos a menudo “empapelados”, hacia todo lo que concierne la relación con las entidades de crédito y ese miembro de muchas familias que es la popular hipoteca.
  Cuando más tarde añadí la información de que otro banco se había unido a la suspensión por un año del cobro de hipotecas, entonces se produjo un acelerón en las reacciones. Y alguien, no sin sorna, propuso presentar a esos bancos a la candidatura de algún premio internacional de solidaridad, defensa de los derechos humanos o similar.
  Le confieso, Señor Consejero Delegado, que en mi ya larga vida y no mucho menos largo ejercicio de la profesión periodística, ese fue el lapso más largo de tiempo que viví sin escuchar, hablando de bancos, ni un solo improperio, crítica, mofa, chanza u otra lindeza dirigida al mundo de las finanzas. Y, ya se dará cuenta Ud., no son estos los mejores tiempos para las relaciones entre ciudadanos y bancos.
  Pues no me queda más que concluir. Se trataba sólo de esto. De hacerle saber – si alguna vez se distrajo – que basta con poco para recuperar y mantener la confianza, el respeto, la debida buena relación entre Uds., proveedores de servicios, y los ciudadanos usuarios de aquello que Uds. ofrecen en sus ventanillas. Basta, como hemos podido empíricamente constatar en Twitter, con recordar esa función social con la que nacieron las primeras instituciones de crédito de la Historia. Basta, sobre todo, con recuperar algo de humanidad y sensibilidad, a la par del abandono de la codicia, la frialdad, el desinterés por la sociedad y sus atribulados habitantes.
  Seguro de su atención, manteniendo todavía viva la esperanza, quiero expresarLe mi más sentida consideración. Le transmito, con esta ocasión, los obsequios de muchos “twitteros”, mujeres y hombres dispuestos a otorgar confianza para el nuevo rumbo que Ud. querrá dar a la institución que dirige.
  Atentamente.

3 comentarios:

  1. Aurelio Méndez25/11/11 12:08

    ¿Dónde puedo firmar la carta? Pues estoy de acuerdo, desde la primera coma hasta el último punto.
    Saludos.
    Aurelio Méndez - A Coruña

    ResponderEliminar
  2. Adela Payán25/11/11 15:59

    Admito que haya excepciones, sin embargo no veo a banqueros de aquí ordenar a sus entidades que suspendan cobro de deudas porque ha llovido de más. ¡Ojalá me equivoque! No recuerdo que haya ocurrido alguna vez. A lo mejor es un problema cultural, más que de conciencia...
    Me encanta su claridad coherencia.
    Adela Payán

    ResponderEliminar
  3. a los bancos que se ocupaban de las personas en cuanto a que son personas se les llamaba cajas, ocupadas en reinvertir en las personas lo que las personas le daban. Pero las cajas se convirtieron en otro parlamento, otro congreso donde pelearse entre colores políticos. Maldita nuestra suerte.

    ResponderEliminar

Los comentarios serán moderados - I commenti saranno moderati