Nos vemos, sin fecha ni horario fijo, en algunas pantalla de TV. Y el sábado y domingo estoy en "No es un día cualquiera" de Radio Nacional de España, con Pepa Fernández
«Fatti non foste a viver come bruti, ma per seguir virtute e conoscenza»
«No habéis sido hechos para vivir como brutos, sino para seguir virtud y conocimiento»
Dante Alighieri, "La Divina Commedia", Inferno - canto XXVI

jueves, 23 de mayo de 2013

(192) Se fue George Moustaki, el “métèque”. Queda Amor. Por eso, no me llamen extranjero
Se n’è andato George Moustaki, il “métèque”. Resta Amor. Per questo, non mi chiamino “straniero”


Siempre le he tenido cierto recelo a los “ismos”, aunque no a todos. Pero siempre me he mantenido a una debida – y también prudencial, perpleja y desconfiada –  distancia de sus excesos. Por ejemplo, de los nacionalismos, sobre todo cuando se expresan con sus más duros acentos y sacan uñas afiladas, cuando no se trata ya de beligerancia en todo el abanico de sus posibilidades. En esos contextos, siempre se me ha visto alejarme.

Bromeando, a menudo se me ha escuchado decir que pegaría unos cuantos tiros para defender la gastronomía, pero nunca para para plantar una bandera en un metro cuadrado más de tierra. Y dicho esto, no niego que uno ha nacido donde ha nacido, que luego ha vivido donde ha vivido y que en algunos lugares, que se les llame patria o tierras de procedencia, residen recuerdos, vivencias, personas, imágenes, rincones, sabores, olores... Los recuerdos de lo vivido.

Pero también me adapto con cierta facilidad. ¡Cuántas veces he dicho que podría ser negro en Tombouctou y hasta pingüino en la Antártida! Y soy un viajero a mi manera, nunca un turista. Me gusta alejarme de los flujos de masas y meterme en medio de la gente del lugar que visito para empaparme de su cultura y comprender a quien tengo delante. Bien lo saben mis amigos nómadas del desierto, gentes con las que comparto el té, jobs y mâ, como uno de ellos entre ellos.

¿A qué viene esto?

A una sucesión de imágenes, un rápido y frenético flash-back que ha pasado ante mis ojos, esta mañana, cuando he conocido la muerte del compositor y cantante egipcio-griego-francés Georges Moustaki. Desde décadas, en mi selecta y atropellada “compilation” (lo siento, yo lo digo así) que me acompaña en viajes o que escucho trabajando, llevo fija esa magnífica pieza de Moustaki que es ”Le métèque”.  Acabo de reescucharla un par de veces y en ella hay de todo. Pero lo que me gusta, además de su música, es esa desenfadada y al mismo tiempo poética y aparentemente melancólica autoironía, en un retrato en el que el egipcio-griego trasplantado en París juega con su “extranjería”.

Escúchenla atentamente y verán como “ser de fuera” se desdramatiza y hasta llega a ser una sutil arma cautivadora.

 
En ese atropellado flash-back, esta mañana, afloraron también imágenes de hace décadas, en Madrid. Para que nos entendamos, eran los momentos entre la muerte del “tío Paco” y los prolegómenos de la que poco más tarde se hubiese llamado “Transición”. Y entre mis frecuentaciones habituales había un lugar, frente al parque del Retiro, que era ese reducto de música y “conspiración” llamado “La Peña Tres”. Allí conocí, sentado con su inmensa humanidad hasta hacer desaparecer el minúsculo taburete, a ese poeta argentino que es Rafael Amor.
Rafael cantaba y canta poesía popular. En un ambiente casi familiar y con mucha complicidad con un público prendado por sus cuentos, retratos, fotografías canoras que tenían como “leit motiv” la libertad. A lo mejor yo no comulgaba con toda su filosofía, pero la esencia de lo que cantaba Amor creo que no podemos no compartirla. Y en esos momentos, cuando en España tocar ciertos temas era por lo menos atrevido, para un corresponsal como yo y algunos colegas “La Peña Tres” era una bocanada de aire.
A lo que iba: ser o no ser “extranjero”. De Rafael Amor podría citar muchas piezas y en casi todas hay grito, poesía, dulzura, añoranza. Pero hoy, cuando se va el Moustaki de “Le métèque” (extranjero sin derechos) me encanta reescuchar y os propongo “No me llames extranjero”.  Pues eso.
 
 
 

5 comentarios:

  1. Lo que no ha vivido Josto Maffeo... Un pozo sin fondo lleno de recuerdos y experiencias.
    Vale, no pregunto nada...

    ResponderEliminar
  2. Rafael Lázaro23/5/13 23:02

    Conocía a Moustaki, que vivía en Francia, y si embargo no tenía referencias de Rafael Amor. Me ha encantado el “hallazgo”. Claro, yo no me movía por esos lugares y en esos años... Pero tendría que haber caído en este artista porque, además, vive entre Madrid y Argentina.
    Gracias por habérmelo hecho descubrir. Es Ud. un crack.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Definitivamente, Josto, debo pensar que me estoy haciendo viejo. Quizás no sea tanto la edad como mi forma de pensar. Digo esto porque, hablando hace unos días sobre temas musicales, le comenté a mis interlocutores esa frase típica de un abuelo que todavía no soy: “Ya no hay cantantes como los de antes”. Y leyendo tu blog, me reafirmo en ella. ¿Tenemos hoy a un compositor de la importancia y categoría de Moustaki? ¿Quién sucederá a nuestros viejos rockeros como Mike Jagger, Eric Clapton, Sting o David Bowie? ¿Queda alguna Edit Piaff, Charles Aznavour, Domenico Modugno o ¿ Celentano , Acaso un Sinatra o Dean Martin? ¿Piensa Justin Bieber ser el sucesor de Michael Jackson? Vamos, que ni jarto vino. ¿Tendremos en Selena Gómez a una futura Tina Turner? Eso no se lo cree ni la madre que parió a Selena Gómez. Josto, dime que no me equivoco, que tenemos crisis de buenos autores e intérpretes y que lo mío no son elucubraciones y añoranzas de un abuelo que todavía no soy.

    ResponderEliminar
  4. Me encanta el post, sobre todo, dos grandes frases con las que me siento identificada al 100%: "[...]pegaría unos cuantos tiros para defender la gastronomía, pero nunca para para plantar una bandera en un metro cuadrado". "Soy un viajero a mi manera, nunca un turista".

    ResponderEliminar
  5. Bienvenido en mi tierra, que es la suya.
    ¿Cuál?
    No importa. No será Ud. extranjero...
    Saludos.

    ResponderEliminar

Los comentarios serán moderados - I commenti saranno moderati