Nos vemos, sin fecha ni horario fijo, en algunas pantalla de TV. Y el sábado y domingo estoy en "No es un día cualquiera" de Radio Nacional de España, con Pepa Fernández
«Fatti non foste a viver come bruti, ma per seguir virtute e conoscenza»
«No habéis sido hechos para vivir como brutos, sino para seguir virtud y conocimiento»
Dante Alighieri, "La Divina Commedia", Inferno - canto XXVI

martes, 29 de enero de 2013

(175) Bienvenidas las moscas blancas. Aunque aparezcan esporádicamente y tengan vuelos cortos.
Benvenute le mosche bianche. Anche se compaiono sporadicamente e con voli corti.


En un país en el que no es muy frecuente leer, escuchar o ver a un periodista poco impregnado de ideología con anteojeras (esa que lleva a crítica visceral y en un solo sentido), tengo que admitir que hoy me he alegrado.

  No, no voy a dar nombres ni a indicar medios. Sencillamente digo que me alegro (con mucha prudencia) por haber leído a un visceral y unidireccional recalcitrante escribir algo en dirección “contra natura”, con datos a mansalva, tono sosegado y lenguaje didáctico.

  ¡Enhorabuena! Mejor dicho: ¡En buena hora!
Greenhouse Whitefly (Foto: Miroslav Deml)

  Decía, unas líneas más arriba, que lo tomo con mucha prudencia. Claro. El principio de precaución(1) ante algo insólito – o por lo menos de una frecuencia cercana a la aparición de las moscas blancas en un verano nigeriano – me lleva a ser precavido. Pero no me exime de tomar nota del acontecimiento.
  ¿El problema? Que pasará desapercibido, o casi, y que cundirá todo menos el ejemplo y el precedente.

  Lástima. Y sin embargo sigo creyendo que es posible la “honrada subjetividad” en esta maldita, importante y bella profesión que muchos se empeñan en prostituir por fanatismo, seguidismo servilismo y – ¿cómo no? – para que la verdad no estropee un buen titular y, de paso, asegure la barriga llena.
 

(1)  Precaución porque sólo el tiempo dirá a qué se debe el "acontecimiento".

2 comentarios:

  1. Vale por lo de las moscas blancas.
    Pero hay más insectos. Lombrices, gusanos...

    ResponderEliminar
  2. Creo haber entendido a quien se refiere y como aquí se dice, tampoco importa el caso en sí.
    Lo que es importante, y dramático, es que muchos sectores de la prensa y de los periodistas están tan metidos en la pelea como lo están los políticos y parte de la sociedad.
    Pues mirando sólo y exclusivamente hacia donde indica la brújula de las ideas fijas, con eso no se va a ninguna parte. Sólo hacia el conflicto permanente, estéril y abocado al suicidio de un país.
    Pues sí: lástima. Y vergüenza, en mi caso ajena.
    Gracias por no estar en la miseria de esas peleas.
    Esther

    ResponderEliminar

Los comentarios serán moderados - I commenti saranno moderati