Nos vemos, sin fecha ni horario fijo, en algunas pantalla de TV. Y el sábado y domingo estoy en "No es un día cualquiera" de Radio Nacional de España, con Pepa Fernández
«Fatti non foste a viver come bruti, ma per seguir virtute e conoscenza»
«No habéis sido hechos para vivir como brutos, sino para seguir virtud y conocimiento»
Dante Alighieri, "La Divina Commedia", Inferno - canto XXVI

lunes, 6 de junio de 2011

(91) Periodismo en la tele: el punto correcto
Giornalismo TV: il punto corretto

Me ha llamado poderosamente la atención una noticia vista y escuchada, hoy al mediodía, en un informativo de televisión. Pero no tanto por la noticia en sí, que es preocupante, cuanto porque esa noticia estaba en titulares, abriendo el informativo. Es decir, se le había otorgado dignidad de importante, a pesar de que la actualidad fuese, con el añadido del lunes, que arrastra algo del fin de semana, el habitual batiburrillo de acontecimientos de toda naturaleza.
  La noticia se refería a un estudio que revelaba una realidad muy preocupante: uno de cada nueve ciudadanos vascos no tiene amigos.
  No es esta la sede para ahondar en las causas de este mal social, que es un mal muy personal, del individuo de nuestros tiempos, tiempos de supuesta comunicación global, online y sin embargo prevalentemente virtual. Tampoco creo oportuno debatir aquí sobre las posibles peculiaridades del entorno vasco y de si hay factores que allí arriba podrían agudizar la situación. No, en estas páginas quiero resaltar otro aspecto, el más periodístico.
  Me parece ejemplar que sea el drama social/privado, un mal del ser humano de nuestros tiempos, como la soledad, a tener la dignidad de la máxima atención. Porque el periodismo es denuncia, alerta. Somos los dedos apuntados para que la sociedad no diga después que no se sabía, que nadie había avisado. Y cuando lo hacemos en pro del hombre, de la mujer, del niño o del anciano que sufre en silencio, pues estamos haciendo gran periodismo, periodismo de servicio.
  Hace sólo algunos segundos, quería omitir cual era el informativo. Por un falso pudor que, llegado a estas líneas, mando literalmente a tomar viento. Era la cita de las 15:00, la del equipo de David Cantero, en Informativos Telecinco.  
  Y ahora, que no me digan que estoy barriendo para mi casa. Porque no es la mía. Sólo estoy allí de paso, subalquilando unos microespacios. Y hay días, que non son esporádicos pues se repiten, en los que me siento orgulloso de mis vecinos y compañeros. Digan lo que digan allí fuera.



Mi ha sorpreso una notizia vista e ascoltata, oggi a mezzogiorno, in un tg. Non tanto per la notizia in sé, quanto perché quella notizia stava nei titoli, all’inizio. Vale a dire, le avevano attribuito dignità d’importante, nonostante la spinta dell’attualità e il fatto che si tratti di un lunedì, con tutto l’accumulato del fine settimana, strapieno di avvenimenti di diversa natura. La notizia si riferiva a uno studio che rivelava una realtà molto preoccupante: uno su nove cittadini baschi non ha amici.
  Non è questa la sede per approfondire le cause di questo male sociale, che è un male molto personale, dell’individuo dei nostri tempi, tempi di presunta comunicazione globale, online e ciò nonostante prevalentemente virtuale.  Non credo neppure che sia opportuno dibattere qui solle possibili peculiarità dell’ambiente basco e se sia frutto di fattori che lassù rendono più acuta la situazione. No, in queste pagine intendo risaltare un altro aspetto, il più giornalistico.
  Mi sembra esemplare che sia il dramma sociale/privato, un male dell’essere umano del nostro tempo, come la solitudine, ad avere la dignità della massima attenzione. Perché il giornalismo è denuncia, allerta. Siamo le dita puntate affinché la società non dica poi che non sapeva, che nessuno aveva avvisato. E quando lo facciamo a favore dell’uomo, della donna, del bimbo o dell’anziano che soffre in silenzio, ebbene, stiamo facendo grande giornalismo, giornalismo di servizio.
  Solo pochi secondi fa, volevo omettere qual era il tg. Per un falso pudore che, giunti a queste righe, mando letteralmente a quel paese. Era l’appuntamento delle 15:00, quello dello staff di David Cantero, in Informativos Telecinco.
  Ed ora, che non vengano a dirmi che sto giocando in casa. Perché non è la mia. Sono solo di passaggio, in subaffitto con due microspazi. E ci sono giorni, tut’altro che sporadici poiché si ripetono, nei quali mi sento orgoglioso dei miei vicini e colleghi. Dicano quel che dicano là fuori.

4 comentarios:

  1. Estoy de acuerdo. Lo mismo que criticamos cuando meten la pata, es justo subrayar los momentos como esos en los que rinden un servicio a los ciudadanos.
    Este es el caso. Estoy de acuerdo.
    Marisa Galán

    ResponderEliminar
  2. Anónimo6/6/11 23:49

    Tendría que se así todos los días. A lo mejor, eliminando otras noticias que a veces uno se pregunta para qué… Creo que al buen plato, a la buena vianda, la gente al final se acostumbra y la aprecia.
    Eso espero.
    Raúl V.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo7/6/11 02:04

    Está claro que la televisión no tiene tiempos suficientes para profundizar, a menos que no se trate de un reportaje largo. Pero esos y casi no existen. Se agradece, de cualquier manera, que los problemas serios por lo menos se vean con suficiente duración e en el comienzo de un informativo.
    Sé algo de qué va ese tema y les aseguro que tiene consecuencias grave. Pues bienvenida la atenci´pn que le han prestado. Y aquí que lo comente.
    Antonio López S.

    ResponderEliminar
  4. Francesc9/6/11 12:55

    Cuando se habla de dramas como la soledad, o de tragedias como el suicidio, por ejemplo, es donde se ve la profesionalidad y el sentido común. Conjugar el justo relieve con la ausencia de peligroso sensacionalismo.
    Es justo reconocerlo, me parece bien y un estímulo.
    Hasta otra ocasión.
    Francesc Estevill

    ResponderEliminar

Los comentarios serán moderados - I commenti saranno moderati