Nos vemos, sin fecha ni horario fijo, en algunas pantalla de TV. Y el sábado y domingo estoy en "No es un día cualquiera" de Radio Nacional de España, con Pepa Fernández
«Fatti non foste a viver come bruti, ma per seguir virtute e conoscenza»
«No habéis sido hechos para vivir como brutos, sino para seguir virtud y conocimiento»
Dante Alighieri, "La Divina Commedia", Inferno - canto XXVI

miércoles, 16 de marzo de 2011

(57) Lo que tú digas, compañero...
Se lo dici tu, collega...

Es un fenómeno muy español. Comenzó hace unos años en los informativos de televisión, ha hecho estragos, se ha consolidado en las pantallas a todas horas y también ha comenzado a contaminar los noticiarios de las emisoras de radio. El latiguillo ya lo conocen Uds.: «Así es».
  Es la muy, diría que demasiado frecuente respuesta del periodista desplazado al escenario de la noticia cuando, desde el estudio que emite el informativo, conectan con él y le pasan la palabra para que dé cuenta de lo acaecido.
  Aquí los casos son dos. Por un lado, es posible que lo conductores, desde el estudio, suelten entradillas de presentación muy largas, con demasiados datos, y que al pobre o a la pobre que se ha desplazado al lugar de la noticia poco le quede por decir. Por otro lado, habría que comenzar a sospechar de este vicio de los periodistas, sobre todo de los jóvenes, que por inseguridad o por rutina miran demasiado a los compañeros, de la propia o de otra cadena, y caen en la emulación.
  ¿El resultado? En este como en muchos otros casos, se observa una creciente homologación, una suerte de producto de cadena de montaje, la perdida de muchas ocasiones propicias para sacar al aire y a las pantallas la propia personalidad. Que es el valor añadido, único, de cada periodista.
  Pues con el “copia y pega”, porque de esto se trata, el riesgo es el de caer en la banalización.
  Una lástima.
È un fenomeno eminentemente spagnolo. Cominciò alcuni anni fa nei tg, ha invaso i teleschermi consolidando la propria posizione a ogni ora del giorno ed ha cominciato a contaminare i giornali radio di quasi tutte le emittenti. Telespettatori e ascoltatori spagnoli conoscono molto bene la frase: «Así es» («È proprio così»).
  È la molto, anzi, direi troppo frequente risposta del giornalista inviato sullo scenario della notizia quando, dallo studio che trasmette il tg, si collegano in diretta e passano la parola a chi dovrebbe fornire le ultime notizie.
  Le possibili spiegazioni sono due. La prima è che forse i conduttori, dallo studio, “lanciano” il collegamento con presentazioni troppo lunghe, con troppi dati, e così alla malcapitata o al malcapitato che si è recato sul posto resta ben poco da dire. L’altra spiegazione potrebbe venire dal sospetto che molti giornalisti, soprattutto giovani, osservino e ascoltino troppo i colleghi della propria o di altre reti e cadano così nell’emulazione.
  Il risultato? In questa come in altre situazioni, si osserva una crescente omologazione, l’appiattimento di una sorta di catena di montaggio, la perdita di molte occasioni propizie per far emergere sugli schermi la propria personalità. Che è poi il valore aggiunto, unico, di ogni giornalista.
  Con questo “copia e incolla”, perché di ciò si tratta, il rischio è quello di cadere nella banalizzazione.
  Che peccato.

2 comentarios:

  1. Uyyy... No sé las veces que he querido comentar eso y siempre me he preguntado si non se daban cuenta. Hay muchas muletillas, pero esa que se comenta aquí es sin duda la más repetida y la que más "canta".
    A ver dónde está la creatividad. Mejor, a ver si algún día sale en las pantallas alguien con un poquito más de personalidad propia o que tenga la fantasía más fértil.
    Pero “así es” así me temo que seguirá siendo.
    Que estigui bé.
    Joaquim, Valencia (amb Fallas)

    ResponderEliminar
  2. El arranque de la conexión es donde más se nota eso de copiarse uno a otro. Pero si nos fijamos bien, sobre todo cuando se trata de un tema que lleva días en las pantallas, los que se repiten son muchos giros, frases hechas y “palabros”. Al final, parece que muchos periodistas sean una suerte de “clan” y que se hablen unos a otros, no a nosotros.
    Pues así es. Disculpen, se me ha ido la lengua…
    Ángeles

    ResponderEliminar

Los comentarios serán moderados - I commenti saranno moderati