Nos vemos, sin fecha ni horario fijo, en algunas pantalla de TV. Y el sábado y domingo estoy en "No es un día cualquiera" de Radio Nacional de España, con Pepa Fernández
«Fatti non foste a viver come bruti, ma per seguir virtute e conoscenza»
«No habéis sido hechos para vivir como brutos, sino para seguir virtud y conocimiento»
Dante Alighieri, "La Divina Commedia", Inferno - canto XXVI

lunes, 28 de marzo de 2011

62) Los hay que hacen que femenino a menudo rime con cansino
C’è chi riesce a far sì che femminile troppo spesso rimi con canile

Por lo que parece, y por lo que leo en el primero de los titulares adjuntos, el que se refiere a los acuciantes problemas económico-financieros lusitanos, ya está. La Península Ibérica (Andorra ya se ubicaba en el “bando correcto”) es finalmente una tríade de estados (¿o “estadas”?) femeninos. Digan lo que digan la historia, la tradición, las costumbres y la mismísima Real Academia Española de la Lengua.
  Bueno, tendrán que disculparme que no tome esto en serio y que finja elevar la anécdota al estatus de categoría. Pero, sin llegar a cachondearme, no me resisto y me tomo la licencia de aprovechar este Pisuerga para hacer/hacerme algunas preguntas.
  Por ejemplo, me pregunto sí todavía rige o está en vías de extinción la moda que tanto debe a las glándulas salivales del lehendakari Ibarretxe – ¿se acuerdan? – esa moda de alargar parrafadas, conferencias y debates para que quedase más que claro que el político peneuvista se dirigía en plena equidad e igualdad – ¡faltaría más! – a “ciudadanos y ciudadanas”, a “vascos y vascas”, a “compañeros y compañeras” y, si me apuran, a “todos y todas los presentes y las presentas”. Bueno, este último es de mi exagerada cosecha.
  Me pregunto también si de verdad, sin despreciar el valor intrínseco y simbólico de la palabra, con esto de forzar el lenguaje, precipitando en un “políticamente correcto” que se viste de aburrido “burocratés” (el neologismo es mío), no estamos llegando a producir cansancio y hasta rechazo. Y cuando la gente se cansa y rechaza, el efecto es o nulo o boomerang, es decir que se puede volver en contra de la intenciones iniciales.
  Creo que este, por el radicalismo de posiciones frecuentemente opuestas, es uno de esos debates de momento casi imposibles. Tengo mi receta. Pues yo paso, dejo que todo esto “me resbale” y confío en el tiempo, gran consejero que cuando hay que cortar, corta casi siempre por lo sano.
  Repito: el error, gazapo, distracción o lo que fuera que haya motivado el error del titular, ese es sólo un pretexto. Lo he utilizado, forzando y mucho, porque tenía ganas y porque es mi manera de decir que algunos y algunas, con estas “chorradas”, a Ustedes no sé, pero a mí me han cansado. Peor: me han colocado en el antesala de la indiferencia. Por eso, sigo instalado en los alrededores del sentido común y de la moderación, que no son unos malos lugares.   

4. género de los nombres de países y ciudades. En la asignación de género a los nombres propios de países y ciudades influye sobre todo la terminación, aunque son muy frecuentes las vacilaciones. En general puede decirse que los nombres de países que terminan en -a átona concuerdan en femenino con los determinantes y adjetivos que los acompañan: «Serán los protagonistas de la Colombia del próximo siglo» (Tiempo [Col.] 2.1.90); «Hizo que la vieja España pensara sobre sus colonias» (Salvador Ecuador [Ec. 1994]); mientras que los que terminan en -a tónica o en otra vocal, así como los terminados en consonante, suelen concordar en masculino (…omissis…)
 
Diccionario panhispánico de dudas ©2005
Real Academia Española © Todos los derechos reservados

Mi scuso, ma stavolta preferisco non tradurre. Si tratta di un dibattito molto spagnolo, quello dell’esasperazione ideologica della cosiddetta “parità di generi” applicata al linguaggio. In italiano, le allusioni locali e i giochi di parole non sarebbero facilmente comprensibili e non produrrebbero lo stesso effetto.

5 comentarios:

  1. Jaja... muy bueno y ocurrente esto de arrancar con un error (¡menuda ignorancia, en El País!) para meterle el dedo en el ojo a los/las que se pasan con lo "políticamente correcto". Todo ejercicio de igualdad, cuando se transforma en una actitud sectaria y obsesiva, cansa y pierde eficacia.
    ¡Bravo! Leña (metafórica) a los pesados.
    Saludos del Sardinero, hoy con mucha luz.
    Adela V. (con mi perro Rayo)

    ResponderEliminar
  2. Claro que sí. Sólo con repasar la prensa, yo misma podría decir nombres de personajes, algunos muy conocidos, que hablan “politically correct” y que en su vida particular han demostrado ser unos energúmenos. Piensen en políticos, actores, deportistas y periodistas. Verán que a todos les saldrán unos cuantos o muchos nombres.
    Ya vale de estupideces. El respeto no viene del sufijo. Puestos así, pues la Tierra (que contiene hombres y mujeres) ¿por qué acaba en femenino? Y el Mundo, ¿le llamaremos “Munda”?. Por favor…
    Bueno, me voy a dar un paseo con mis amigos. Uyyy, quería decir: con mi amiga y con mi amigo. Cada uno con su sexo, faltaría más.
    ¡Tihulawen aggôtnen!
    Himar, Las Palmas

    ResponderEliminar
  3. ¡Menudas vueltas! Desde una metedura de pata de El País ha llegado a darle unas patadas a uno/unas cuantos/cuantas bobos y bobas. Muy bien, porque hasta las ideas más sensatas (esas no lo son), cuando te las repiten dándote la murga se te vuelven odiosas.
    En Alicante tiene un simpatizante (anda, el pareado...)
    Jorge

    ResponderEliminar
  4. Se ho ben capito, parte da un errore grammaticale per trarne conseguenze nell'ambito del politicamente corretto. Sono d'accordo sul fatto che si è esagerato e si esagera. L'importanze è la consapevolezza della parità e l'applicazione nella società. Snaturate e forzare la lingua è invece alquanto infantile, tipo delle militanze rabbiose.
    Arrivederci sulla Rete.
    Patrizia Russo, Roma

    ResponderEliminar
  5. Absolutament@ de acuerd@ con sus opinion@s.
    Tenerif@.

    ResponderEliminar

Los comentarios serán moderados - I commenti saranno moderati