Nos vemos, sin fecha ni horario fijo, en algunas pantalla de TV. Y el sábado y domingo estoy en "No es un día cualquiera" de Radio Nacional de España, con Pepa Fernández
«Fatti non foste a viver come bruti, ma per seguir virtute e conoscenza»
«No habéis sido hechos para vivir como brutos, sino para seguir virtud y conocimiento»
Dante Alighieri, "La Divina Commedia", Inferno - canto XXVI

domingo, 16 de enero de 2011

(30) Un “madero”, y a mucha honra
Uno “sbirro”, con onore

Tarde del domingo. Me llama Pepa Fernández: «Josto: el “Comi” se fue. Y pensar que ya estaba bien, que hablamos con él y estaba muy animado… Que buen hombre, que compañero y amigo… Nadie esperaba esto…».
  Pues sí, o mejor, no. Nadie esperaba esto del amigo José Manuel Sánchez, un veterano comisario de la Policía española, un compañero en Radio Nacional de España, un “madero” de una madera muy moldeable, no de esa que sirve sólo para dar palos.
  Con el “Comi” hemos hablado muchas veces. De lo divino y do lo humano. Hemos coincidido y discrepado, como suele ocurrir. Siempre desde el respeto y el común sentido civil y democrático. Y desde un compañerismo amable, fácil porque relacionarse con este policía de rostro humano siempre ha sido fácil.
  Una larga e intensa carrera, con cargos de responsabilidad en España y en el extranjero. Y el “hobby” de la radio: para opinar, para aclarar, para asesorar y trasladar a la sociedad muchas cosas que a lo mejor se entienden con dificultad. Siempre presto a dar consejos, a ofrecer apoyo.
  Quiero sólo recordar que en el Sahara, en “mi” Sahara, hay una niña que nació ciega. Me empeñé en traerla aquí, con su padre, para intentar una intervención quirúrgica que muchos médicos daban casi como imposible. Pues el “Comi” echó un cable importante. Movió Roma con Santiago y con la colaboración de dos policías de dos países, “colamos” a esa niña y a su papá beduino por el aeropuerto de Barajas y en una semana el milagro de la cirugía: la niña volvió a su desierto viendo por primera vez el rostro de los suyos, los amaneceres y atardeceres del desierto.
  Cuando bajo al Sahara para visitar a los míos, esa niña suele llamarme “papá” delante de su propio padre que aprueba. Pues también José Manuel Sánchez comparte conmigo esa “paternidad”. Ya le diré, algún día, a Mariam, que su otro papá, el “Comi”, ahora la contempla desde muy arriba.
  Desde donde estés, amigo José Manuel, gracias y hasta siempre. Seguro que el sábado y el domingo de cada semana estarás en la onda. Porque tú sigues con nosotros. 

Domenica pomeriggio.  Mi chiama Pepa Fernández :  «Josto, il “Comi” se n’è andato. E pensare che stava già abbastanza bene, che abbiamo parlato con lui e si sentiva di buon umore... Che buon uomo, che collega e amigo... Nessuno si aspettava una cosa così...».
  Sí, o meglio, no. Nessuno se l’aspettava dall’amico José Manuel Sánchez, un veterano commissario della Polizia spagnola, un collega di Radio Nacional de España, uno “sbirro” fatto di una pasta speciale molto duttile, non di quei materiali che servono solo per dare botte.
  Con il “Comi” abbiamo chiacchierato in molte occasioni. Di cose divine ed umane. Abbiamo raggiunto punti di vista concordanti ed abbiamo vissuto la discrepanza, come accade di solito. Sempre partendo dal rispetto e dal comune senso civico e democratico. E da quella colleganza amabile, facile perché avere a che fare con questo poliziotto dal volto umano è sempre stato facile,
  Una lunga e intensa carriera, con incarichi di responsabilità in Spagna e all’estero. E l’”hobby” della radio: per opinare, per chiarire, per consigliare e trasferire alla società molte cose che forse si comprendono con certa difficoltà. Sempre pronto a dare consigli e a offrire appoggio.
  Voglio solo ricordare che nel Sahara, nel “mio” Sahara”, c’è una ragazza che nacque cieca. Mi intestardii per portarla qui, con suo padre, e tentare una intervento chirurgico che molti medici davano per pressoché impossibile. In quella vicenda il “Comi” dette una mano importante. Toccò tutti i tasti possibili per far sí che con la collaborazione delle polizie di due paesi potessimo “passare” la ragazza e suo padre beduino all’aeroporto di Barajas e in una settimana si ebbe il miracolo della chirurgia: la ragazza tornò al suo deserto potendo vedere per la prima volta il volto dei suoi cari, le albe e i tramonti del deserto.
  Quando scendo al Sahara per visitare i miei, quella ragazza mi chiama “papà” davanti a suo padre, che approva. Ebbene, anche José Manuel Sánchez è come me titolare di quella “paternità”. Un giorno dirò a Mariam che l’altro papà, il “Comi” ora la contempla dall’alto.
  Ovunque tu sia, amico José Manuel, grazie e “hasta siempre”. Sicuro che, il  sabato e la domenica di ogni settimana, sarai in onda. Perché tu, tu continui con noi.

8 comentarios:

  1. ¡Qué bonito, Josto!
    Así era de bueno.
    Un beso.
    Pepa Fernández

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Josto, por lo que has escrito del Comi. Es precioso.
    Un abrazo.
    Pilar G. Mouton

    ResponderEliminar
  3. Bonito recuerdo al amigo. Qué pena.
    Un abrazo.
    José María Íñigo

    ResponderEliminar
  4. Preciosa reflexión sobre José Manuel Sánchez. “Cuando un amigo se va…”
    Un abrazo,
    José A. Segurado

    ResponderEliminar
  5. Gracias, Josto
    Un beso.
    Victoria Hernández

    ResponderEliminar
  6. Gracias Josto. Es una sorpresa muy triste.
    Le conocí poco, pero me caía muy bien.
    Un fuerte abrazo.
    Leontxo García

    ResponderEliminar
  7. Bonitas palabras, Josto.
    Un abrazo grande para ti, en el recuerdo de nuestro amigo Comi.
    Pilar Varela

    ResponderEliminar
  8. …Que pena… y que dolor. Yo también opino como tú, Josto, y creo que como todos nosotros, es una pérdida injusta, y memorable... Y ya que estamos, a todos os deseo que, como diría Séneca, nos conservemos buenos.
    Jesús de la Gándara

    ResponderEliminar

Los comentarios serán moderados - I commenti saranno moderati