Nos vemos, sin fecha ni horario fijo, en algunas pantalla de TV. Y el sábado y domingo estoy en "No es un día cualquiera" de Radio Nacional de España, con Pepa Fernández
«Fatti non foste a viver come bruti, ma per seguir virtute e conoscenza»
«No habéis sido hechos para vivir como brutos, sino para seguir virtud y conocimiento»
Dante Alighieri, "La Divina Commedia", Inferno - canto XXVI

lunes, 9 de mayo de 2011

(81) Obama devuelve el Premio Nobel por la Paz
Obama restituisce il Premio Nobel per la Pace

“Barack Obama devuelve el Premio Nobel por la Paz”. Pues sí, me hubiese gustado leer este titular, esta noticia. Pero no caerá esa breva. Como reza el adagio infantil, “Santa Rita, Rita, Rita: lo que se da no se quita”.  Y, además, nunca he visto a un político devolver oropeles, merecidos o no, como en el caso muy prematuro y ahora manifiestamente injustificado del que fue concedido al Sheriff del Planeta.
  Me había prometido que no iba a volver sobre el argumento. Pero la entrevista del actual inquilino de la Casa Blanca a la CBS es una provocación. Se ha atrevido, el presidente de los Estados Unidos – premiado por la paz (¿?) y aplaudido a su llegada como si fuera el hijo de la Providencia – a decirnos que «cualquiera que se cuestione que Bin Laden recibió lo que se merecía, necesita que su cabeza sea examinada».
  Oiga Usted: puestos a hablar de cabezas, yo no me planteo hurgar en la suya porque podría hallar muchas sorpresas. Pero mis valores muy europeos – a lo mejor carcas, obsoletos, demasiado rigurosos, lo que Usted quiera – no me los va a cuestionar un hawaiano que adora la pena de muerte, habla de justicia cuando de venganza se trata y protege la posesión de armas, entre otras “menudencias” que me hacen sentir, como europeo viejo y cargado de Historia, o como viejo europeo si le parece, muy superior en el plano ético y siempre más lejano de sus horizontes cínicos y pragmáticos.
  No tengo nada más que decir. Lo que hace y dice Usted, Señor presidente, es más que suficiente para saber a qué atenernos. Si Alfred Nobel, a quien han prostituido nombre y apellido, levantara la cabeza…
Alfred Nobel
  Otra vez, seguro de que no tendrá noticia ni de estas líneas ni de mi existencia, con todo el respeto por su función y por su pueblo, pero en la más absoluta discrepancia, aquí me tiene. En la barricada de los valores de enfrente. Los que no estoy dispuesto a cambiar en aras de la realpolitik o del viento favorable de los sondeos.

“Barack Obama restituisce il Premio Nobel per la Pace”. Sì, mi sarebbe piaciuto leggere questo titolo, questa notizia. No credo, però, che sarò accontentato. Recita un adagio infantile spagnolo che ciò che si dà non si restituisce e che a caval donato non si guarda in bocca. Oltre a tutto, non si è mai visto un politico restituire premi e prebende, meritate o no, come nel caso molto prematuro e ora evidentemente ingiustificato del premio concesso allo Sceriffo del Pianeta.
  Mi ero ripromesso di non tornare sull’argomento. C’è, però, quest’ultima intervista dell’inquilino della Casa Bianca alla Cbs che mi sembra una provocazione. Si è permesso, il presidente degli Stati Uniti premiato per la pace (???) e applaudito al suo arrivo come si fosse figlio della Provvidenza a dirci che «chiunque discuta che Bin Laden ha ricevuto ciò che meritava, ha bisogno che sia esaminata la sua testa».
  Senta un po’: se proprio dobbiamo parlare di teste, io a frugare nella sua non mi ci metto perché vai a sapere che cosa ci potremmo trovare dentro. I miei valori europei, in ogni caso – forse ammuffiti, obsoleti, troppo rigidi, tutto ciò che lei vuole – non me li va a discutere un hawaiano che adora la pena di morte, parla di giustizia quando si tratta di vendetta e protegge il possesso di armi, tra altre “quisquilie” che mi fanno sentire, come vecchio europeo carico di Storia, o se preferisce come europeo vecchio, molto superiore sul piano etico e morale e sempre più lontano dai suoi orizzonti cinici e pragmatici.
  Non ho altro da dire. Ciò che lei fa e dice, Signor presidente, è più che sufficiente per capire come stanno le cose. Se Alfred Nobel, al quale hanno prostituito nome e cognome, si risvegliasse un momento… Ancora una volta, sicuro che non avrà notizie di queste righe e molto meno della mia esistenza, con tutto il rispetto per la sua funzione e per il suo popolo, ma nell’assoluta discrepanza, sono a sua disposizione. Dietro la barricata dei valori opposti. Quelli che non sono disposto a cambiare nel nome della realpolitik o del vento favorevole dei sondaggi.

5 comentarios:

  1. Pasé por aquí hace días y leí los primeros post sobre Obama . Ahora vuelvo y veo que la firmeza se mantiene. Aunque testimonial, se agradece. Así tiene que ser, esta es la función de un periodista: controlar y criticar el poder.
    Gracias.
    Alicia,
    una lectora de prensa empedernida y algo descreída.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo9/5/11 21:08

    Pero ¿quién se cree este señor? ¿Cómo puede todo un presidente de los EEUU insultar con una frase a tanta gente? Aquí pasa lo mismo que pasó en España en 2004: simpatía, aires nuevos, un personaje fuera de lo habitual… y el gran fraude, el vació ético y moral.
    Hágase revisar Ud. las neuronas, por favor, niñato sin historia.
    Armando G. (a pesar de mi nombre, más pacífico que Barack)

    ResponderEliminar
  3. Anónimo9/5/11 21:59

    ¿"...que su cabeza sea examinada"?
    De acuerdo, que alguien le revise “su” cabeza al rostro pálido (es un decir) de la avenida de Pennsylvania, así tendremos otro espectáculo de un impeachment como el de Nixon y nos quitamos un problema planetario.
    Anda ya, Obama, que al otro lado del charco os gusta matar más que la tiza a un tonto. Con la diferencia que un tonto no deja víctimas.
    Lo grave es que consigues dormir con tu conciencia, mejor dicho con tu no-conciencia.
    Que la muerte, lo más tarde posible, te sorprenda en paz. Pero lo dudo y mucho.
    Juanjo Rivelles

    ResponderEliminar
  4. Qué lo devuelva. ¡Ya!
    Hay un servicio directo de paquetería UPS Express desde Washington a Oslo.
    Estoy dispuesto a pagar el porte, Don Barack.
    Luis Bin Ladilla

    ResponderEliminar
  5. Y ahora viene la familia de Osama y amenaza denunciar a Obama por ultraje al cuerpo del padre. Me gustaría asistir a ese juicio imposible.
    ¿Saben Uds. - por ejemplo - que nunca los norteamericanos permiten que se juzgue a un militar por la justicia de otro país? Ni siquiera cuando se trata de asesinato o de otros delitos graves. Por eso, hablar de enjuiciar al mismísimo presidente es como pedir la luna.
    Pero se lo merecería. Por arrogante.
    Arturo (I don't love N.Y.)

    ResponderEliminar

Los comentarios serán moderados - I commenti saranno moderati